Los camarones de Sánchez

Tomando la carretera hacia Sánchez, podemos encontrar al borde de la misma, una gran cantidad de cocoteros y algunos “puestos” comerciales con estructuras en madera que sostienen los quesos de hoja, los cuales son elaborados en Nagua y traídos aquí para la venta, Muchos de estos puestos, cuentan con otras variedades de productos como bebidas refrescantes, dulces y galletas. Tomando la avenida Duarte a todo lo largo, nos dirigimos directamente a la costa de Sánchez, en busca de los famosos “camarones de Sánchez”, preguntando de camino por algún dulce o un refrescante helado elaborado de manera artesanal como suele haber casi siempre en los pueblos. Nos sorprendió bastante, pues anduvimos calle arriba y calle abajo sin recibir una respuesta positiva al respecto. Al llegar al final de la Duarte, haciendo una derecha tomamos la calle que lleva al antiguo muelle, pasando varias pescaderías y la pequeña playa donde arriban las “yolas” con la pesca del día: los muy esperados camarones de Sánchez. Justo al lado del muelle está ubicada la terraza de “Las Malvinas” un rústico y acogedor restaurante, donde fuimos recibidos por el Sr. Augusto López y su Sra. esposa, Isabel. Allí degustamos unos deliciosos y súper frescos camarones al vapor cocidos en sal, “de la yola directo al sartén”. Mientras los preparaba para nosotros nos comentó que tiene más de 30 años de experiencia, se inicio trabajando para un Chef Francés, quien fuere su maestro y recién ha tomado las riendas del local que tenía un tiempo ya abandonado, nos dice lo ha ido levantando “de a poquito”. Además de los camarones, los cuales prepara de 23 maneras diferentes, nos dijo que tienen en su menú, pescados, cangrejo, lambí y otros mariscos.

Fue una exquisita experiencia, donde la alegría y la humildad de esta pareja es complemento perfecto de un acogedor espacio de ambiente informal con una vista espectacular, donde se respira aire fresco y definitivamente se deleita el paladar. Ofrecen por igual excursiones al Parque Nacional de Los Haitises, terminando la misma con un almuerzo en Las Malvinas o un buffet montado en la playa del parque, con un costo de $2,000 pesos p/p, que incluye transporte en yola, guía, cuota de permiso de entrada al parque, almuerzo y bebida. Las excursiones se preparan a partir de 4 personas. Saliendo nuevamente de vuelta hacia la carretera, nos detuvimos preguntando por los dulces una vez más y dimos con un amable señor que nos indicó como llegar a la casa de la Sra. Alba Viola Viuda del Toro, mejor conocida como “Albita” quien elabora dulces en Sánchez desde los años 80. Entre las variedades que ofrece están: dulce de coco tierno, coco con piña, naranja, cerezas en almíbar, entre otros, así como también gomitas de frutas como son la guayaba, lechosa, jengibre y helados caseros tipo “esquimalitos”. En sus inicios preparaba también pastelitos, quipes y otras picaderas.